Fiódor M. Dostoievski

Nace en Moscú, 1821 y muere en San Petesburgo, 1884, construyó remolinos en ebullición, tormentas de arena, hirvientes chorros de agua, compuestos únicamente por la materia del espíritu, que atrapan, ciega y sofocan a su lector a la vez que lo llenan de un aturdimiento extático. Sus personajes, más que retratos realistas, son símbolos de las ideas políticas sociales y espirituales de la Rusia de su época.