Mijaíl Osorguín, Alexéi Rémizov y Marina Tsvietáieva