Viajes de un cosmopolita extremo

Autor:
Prólogo:

$1.200

5 disponibles

Agregar a Favoritos

5 disponibles

Agregar a Favoritos

ISBN: 9789505579976

Viajes de un cosmopolita extremo ofrece una selección de las numerosas crónicas en las que Rubén Darío, el mayor poeta hispanoamericano del cambio de siglo, compartió sus recorridos por América y Europa a lo largo de su vida. Publicadas en periódicos o en libros entre finales del siglo XIX y comienzos del XX, todas ellas lograron captar la novedad en la experiencia del viaje y ofrecérsela a los lectores para que emprendieran sus propios viajes o pudieran imaginarlos.
Siguiendo un recorrido zigzagueante que lo lleva de su Nicaragua natal hacia el resto del continente y Europa, Darío hace de los diversos espacios que atraviesa ya sea un lugar de tránsito o un sitio de residencia: entre los primeros, Santiago de Chile, Río de Janeiro, Nueva York o Londres; entre los segundos, Buenos Aires o París. Pese a las diferencias que registra, en todos sabe obtener la necesaria nota de actualidad: desde los enfermos del lazareto en la isla argentina Martín García y la pobreza de los niños en Europa, hasta las exposiciones artísticas universales o el glam de la moda parisina. Darío no hace solamente de guía turístico para sus lectores, sino que se convierte en el observador transnacional privilegiado para detectar a los nuevos sujetos así como para entender las múltiples manifestaciones de la cultura.
A través de una variada y oportuna selección de crónicas, en su mayoría poco o nada conocidas hasta ahora, Graciela Montaldo nos entrega a un Darío sensible a lo diverso, tan interesado en las novedades y en las modas como en los fenómenos del espectáculo y en las multitudes. ¿Qué mejor definición del poeta que aquella que muestra su posición ante el mundo?: “Darío fue un cosmopolita extremo –afirma Montaldo en el prólogo–. Y lo fue gracias a su capacidad para moverse en diferentes aguas en su intento de abarcar esa totalidad que se presentaba como el mundo moderno”.

Detalle

  • Editorial: Fondo de Cultura Económica
  • Colección: Tierra firme

Fragmento

Podés descargar en tu dispositivo los fragmentos disponibles de esta obra.

Descargar

Rubén Darío

Nicaragua (1867-1914). A pesar de su vida relativamente breve, lo extenso y variado de su obra y la trascendencia de su aporte hacen de Rubén Darío unas de las figuras más importantes en la constitución de la literatura latinoamericana. Intentaremos trazar las grandes líneas de la evolución vital y poética de Rubén Darío, conscientes de que la ordenación que hacemos pueda resultar arbitraria, puesto que hay en él un desarrollo orgánico que van ensanchándose y enriqueciéndose, como esos grandes ríos tropicales que absorben los nutrientes de las vastas tierras que van abarcando en su dilatado curso. Nicaragua (1867-1886) Nace Rubén Darío en el seno de una familia de ancestro tradicional en Nicaragua. Fueron sus padres don Manuel García y doña Rosa Sarmiento. Por las desavenencias de sus progenitores, que pronto se separan, se cría al cuidado de su tía abuela, doña Bernarda Sarmiento y de su esposo el coronel Félix Ramírez Madregil. La difícil situación económica de su familia explica que no haya realizado estudios regulares de primaria y secundaria, ni tampoco haya ingresado a la universidad. Se ha destacado la influencia que ejercieron sobre él los padres jesuitas, con quienes habría aprendido algo de cultura clásica y letras latinas. Otro influjo importante es el del maestro polaco – español José Leonard, que llegó a León a dirigir el Instituto de Occidente (1881). La amplia cultura de José Leonard, su conocimiento directo de las principales figuras de las letras, de las ciencias y de la política europea, influyen fuertemente sobre la imaginación del niño Rubén y refuerzan en él las ideas liberales. Darío impone definitivamente la nueva poesía en las letras hispánicas. Con ello, introduce una profunda revolución en formas, temas y hasta en el modo de afrontar la creación poética: el poeta deja de ser el declamatorio romántico, para convertirse en un estudioso, en un riguroso conocedor de su arte. Por eso, tanto por la altísima calidad estética de su obra como por la trascendencia de su labor renovadora, se equipara Rubén Darío con esos dos grandes creadores de la lírica en la lengua castellana: Garcilaso y Góngora.

Leer más