Obras I

Poesía

Autor:
  • Severo Sarduy

$350

ISBN: 9789681679927

El físico George Gamov afirmó que toda la energía, la masa y el espacio del universo estuvieron alguna vez concentrados en un solo punto, que la explosión del “huevo cósmico” fue inevitable, pero también fecunda. El universo, tras haber alcanzado su máxima expansión, se retraería hasta volverse aquel minúsculo volumen concentrado que motivó su propio estallido: la génesis del mundo.
No nos extrañe que la poesía del cubano Severo Sarduy (1937-1993) empiece, literalmente, por el comienzo (Big Bang, 1974) y acabe en el “fulgor del vacío” que emiten sus últimos textos (Un testigo perenne y delatado, precedido de Un testigo fugaz y disfrazado, 1993). Desde la planeación “saturada, exuberante, amazónica y barroca” de la página, como el mismo Sarduy lo definiera, hasta el diseño de ese otro “pabellón del vacío” (Lezama Lima), el poeta, narrador y ensayista elaboró su escritura con los materiales de construcción de una mirada expansiva y, a la vez, retráctil: el ojo que contempla el cuerpo de las cosas creadas, el cuerpo de las cosas contemplado por el ojo que lo crea, el ojo que contempla el ojo que lo mira crear y ser creado en la visión recíproca. (“Escribir es pintar”, aseguró Sarduy en la primera línea de un ensayo.) Así, las estrellas y galaxias se encuentran suspendidas significativamente en el espacio en blanco u obra negra de aquel primer poema; asi, la pintura deRothko encuentra en un soneto el marco de su estricta división cromática y su abstracción compositiva. Ya arquitectura abierta en el poema visual, ya cerrada en sus sonetos, liras y décimas, el universo lírico de Sarduy parece actualizar el conocido dictum mallarmeano: el mundo entero existe para el Libro, y viene a parar en él. Antes bien, el mundo existe para la Imagen, y viene a reflejarse en ella. Imago mundi.

Detalle

  • Editorial: Fondo de Cultura Económica
  • Colección: Tierra firme
  • Formato: 13,5 x 21
  • Primera edición: 2007
  • Última edición: 2007
Ver índice de contenidos